Si ya sabes qué es la energía solar, seguro también conoces la importancia de los paneles fotovoltaicos (también conocidos como paneles solares) en el proceso que convierte la luz, el calor y los rayos UV del sol… en electricidad.

Si este tema te apasiona, no dejes de leer este artículo, donde te explicaremos con más detalle qué son exactamente, cómo funcionan y para qué son usados hoy en día.

Así estarás un paso más cerca de poder aprovechar tú mismo las ventajas de las Energías Renovables No Convencionales (ERNC). La ciencia detrás de todo como seguramente habrás visto en más de una ocasión, un panel fotovoltaico es un dispositivo plano, generalmente cuadrado o rectangular. En términos técnicos está compuesto por pequeñas celdas interconectadas (células fotovoltaicas), que generan electricidad gracias a un proceso llamado efecto fotoeléctrico.

Para que entiendas cómo un panel solar puede generar electricidad, es necesario refrescar un poco la memoria y remontarse a las clases de física del colegio… ?

 En este contexto, seguro recordarás los siguientes conceptos:

Electrón: es una de las partículas elementales del átomo (junto con los protones y los neutrones),y tiene carga eléctrica negativa.

Fotón: corresponde a una partícula de luz portadora de todas las formas de radiación electromagnética (rayos gamma, los rayos x, la luz ultravioleta, la luz infrarroja, las ondas de radio, las microondas, etc.). El efecto fotoeléctrico que produce energía eléctrica se basa en estos dos elementos, y ocurre así:

Los paneles fotovoltaicos están compuestos por materiales semiconductores, generalmente silicio, ricos en electrones. La radiación del sol, a su vez, emite fotones que ‘golpean‘ a los electrones al entrar en contacto con el panel solar. Este ‘choque de partículas’ excita a los electrones, y hace que éstos se muevan desde su lugar a la parte frontal de las celdas.

El movimiento de los electrones produce una diferencia de potencial eléctrico entre la superficie frontal y posterior de la celda… y… ¡Se produce electricidad! Voilà! Diferentes usos Esta tecnología sirve para la generación directa de electricidad, pero no para calentar agua (eso se hace a través de colectores solares térmicos).

Y aunque en algunos casos los paneles fotovoltaicos pueden ser complementados con baterías, tampoco permiten almacenar energía por sí solos. No obstante, sí pueden ser utilizados como sistemas individuales que generen energía eléctrica para consumo directo de un hospital, un colegio, una colonia, etc. Por su parte, también pueden ‘alimentar’ a grandes poblaciones, a través de conexiones a plantas eléctricas de suministro a la red.

Por ejemplo, el uso de los paneles solares en México sirve para la generación de miles de gigawatts que son inyectados al Sistema Interconectado Central… pero también para proveer de electricidad a edificios públicos como hospitales, centros culturales y fundaciones como Teletón.

Pero su uso puede ser aún más cotidiano: sirve para juguetes o robots que se mueven con energía solar y también para hacer funcionar luminaria pública en base a paneles solares. Además, en Mexico existen servicios como www.energiayredes.com., que promueve el uso de energías renovables y sustentables en el hogar.